Ir al contenido principal

CONÓCETE. ¿QUÉ HAGO CON MIS DISLEXIA?

Conócete: ¿qué hago con mi dislexia?
• Acepta que tienes dislexia.
– Tu vida va a tener algunos obstáculos distintos a los de los demás, pero aprenderás a esforzarte y a valorar lo que logres. Esto es mucho más importante que ser rápido o rápida al hacer las cosas.
– Tu esfuerzo puede no dar resultado acorto plazo, pero a largo plazo marcará tu vida.
– Recuerda siempre la fábula de la tortuga y la liebre: al final el triunfo es de quien se esfuerza, no de quien lo tiene todo fácil.
• Todos aprendemos de manera diferente: pregúntate cómo lo haces:
– Intenta averiguar de qué manera aprendes.
– ¿Aprendes mejor observando, escuchando o con la experiencia directa?
– Usa tu experiencia y tu sentido común: si te va bien hacer algo de determinada manera, hazlo. Déjate guiar por tu propia lógica (y por los y las profesionales y familiares que conocen bien tu problema).
• Organízate a ti mismo o a ti misma:
– Haz muchas copias de tus horarios escolares y colócalos por toda la casa (en la cocina, en tu dormitorio o donde hagas las tareas para casa). Haz copias de repuesto por si las pierdes.
– Ponte carteles o notas de colores de las cosas que sueles olvidar (el bocadillo, el estuche, el libro de texto…).
– Apúntate (o pídele a alguien que te recuerde o que te apunte) las fechas y horas de todo: las tareas para casa, actividades extraescolares, exámenes, citas, etc. Pero apúntalo siempre en el mismo sitio (la agenda, etc.). Consigue los números de teléfono de un par de amigos o amigas que te puedan decir qué deberes tienes por si no los has apuntado correctamente.
Mejor que estén al corriente de tu dislexia, para que no piensen que eres un pesado o pesada Si te da vergüenza explicárselo, que lo haga tu profesor o profesora o tu padre o madre.
– Prepara tu cartera con todo lo que necesitarás al día siguiente antes de irte a la cama. Esto te permitirá empezar el día con más tranquilidad.
– Aprende a conocer tu ritmo natural.
No intentes hacer las tareas para casa cuando sientas cansancio, hambre o te encuentres en los momentos bajos del día.
– Descansa y duerme todo lo que puedas.
Abordar tu jornada ya es bastante duro como para encima estar cansado o cansada o falto de sueño.
Si no acabas algo porque no puedes más, no pasa nada.
– Intenta disponer en casa de un lugar tranquilo, sin distracciones, donde puedas hacer tus deberes. Usa siempre el mismo lugar.
– Al abordar tareas largas, divídelas en partes más cortas y haz pausas con cierta frecuencia.
• Ten paciencia y, cuando la pierdas, relájate y vuelve a empezar.
• No te desesperes y pide ayuda cuando la necesites.
Actúa: ¿qué posibilidades tengo en el colegio?
Siéntate en la primera fila, aléjate de la ventana para evitar las distracciones. Si te ponen algún problema, recuerda al profesor o profesora tus dificultades y que necesitas estar cerca.
• Durante la clase toma notas e invéntate tus propias abreviaturas y reglas mnemotécnicas que te ayuden a registrar y recordar la información que te dan.
• Mejora tus conocimientos de informática; la mecanografía puede resultar mucho más rápida y sencilla que la escritura.
Revisa lo que hayas escrito y utiliza el corrector de ortografía para detectar los errores.
• Usa programas informáticos de lectura de textos y de transcripción.
• Trabaja junto con tus profesores o profesoras para mejorar tus aptitudes para el estudio, sobre todo para la preparación de los exámenes.
• Nunca temas decirle al profesor o profesora que no has entendido algo.
• Recuerda que la dislexia puede explicar que las tareas escolares te resulten difíciles, pero no es una excusa para que no des lo mejor de ti mismo o de ti misma.
• Explica a tus compañeros y compañeras qué es la dislexia; muchas veces no entender las cosas produce sentimientos de rechazo. Si te da vergüenza o no teves capaz, pídeselo a los adultos y adultas que mejor te conocen. Seguro que ellos te echarán una mano.
• Utiliza Internet para obtener nuevas ideas sobre las técnicas de estudio específicas que podrán venirte bien.
Créate expectativas: ¿cómo seré de mayor?
Cuando seas una persona adulta, se reducirán las conductas hiperactivas e impulsivas, pero pueden persistir una pequeña sensación de inquietud, los comportamientos faltos de premeditación, los problemas de atención, la desorganización y dificultad para mantener rutinas en el trabajo y el hogar, con algunos de los siguientes síntomas:
• Dificultad para leer en alto o en público.
• Dolor de cabeza al leer.
• Baja comprensión lectora.
• Letra ilegible.
• Faltas de ortografía.
• Baja expresión oral y escrita.
• Inseguridad.
• Autoestima baja.
• Falta de atención.
• Incorrecta posición de la pinza al escribir.
• Dificultades para ver que una palabra está mal escrita.
• Dificultad para distinguir la derecha de la izquierda.
• Inhabilidad en las matemáticas.
• Falta de técnicas de estudio.
• Dificultad para poner por escrito ideas o pensamientos. Mala memoria para datos o nombres concretos.
No hay dos personas disléxicas iguales por lo que cada uno presenta unos síntomas diferentes.

Muchas personas adultas con dislexia usan en su vida profesional el lado positivo de la misma sin saberlo. Piensan que tienen una “habilidad” para hacer algo, sin darse cuenta de que su talento especial proviene de las mismas funciones mentales que provocan que no sean muy hábiles para leer, escribir, hacer matemáticas y poner atención o hablar.

Enlace para descarga en word: https://www.dropbox.com/s/ye87st9723klitm/Con%C3%B3cete.doc?dl=0

Otros blogs Molones